Mis primeros pasos en ésta nueva profesión.

Corría el año 1980.
Por aquel entonces trabajaba en exclusiva para la "mejor" televisión de España como Ayudante de Dirección y Realización.

Los Ayudantes, además de ser los "culpables" de todos los males de la producción (posiblemente como hoy en día), teníamos en exclusiva la responsabilidad del Casting de la obra. El Director-Realizador elegía sus protagonistas y en la mayoría de los casos, se desentendía del resto de los papeles.

Naturalmente caían sobre los Ayudantes toda suerte de representantes, recomendaciones, actores, agencias, fotos, curriculum, convocatorias de casting y cuantos temas atañen hoy en día a una Dirección de Casting. Además, teníamos que elaborar y hacer cumplir un plan de trabajo, coordinar los equipos, grabar y filmar, montar, hacer reuniones maratonianas de producción, de guión, etc. Terminadas las largas jornadas "oficiales" de trabajo, seguíamos leyendo guiones, curriculum, notas, apuntes. Y había que estar al día.... con mucho cine, mucho teatro, mucho libro, mucha música. Eso sí, cuando lograbas tener algo de tiempo libre.... dormías como un bendito.

La generación de Ayudantes de los 90 éramos jóvenes preparados, casi todos universitarios, inquietos y agresivos, con ganas de ir a por todas. Muchos salimos de la Rama de Imágen de la Facultad de Ciencias de la Información con un tenedor en una mano y el cuchillo en la otra. Tal era el hambre de comerse el mundo.

Pero el mundo es un hueso muy duro de roer y al poco te das cuenta. Un día te paras, tomas aire, miras alrededor, analizas tú vida y te asalta la duda. Y la pregunta es.... me toman por tonto?.... o soy realmente tonto?.... hay más tontos?. A partir de ese instante empiezas a cuestionarlo todo. Hablando con otros ayudantes (no éramos muchos en tv), confirmamos muchos problemas comunes y llegamos a la misma conclusión. Estamos sobrecargados de trabajo. Hay que soltar lastre.

El lastre más pesado para mí en aquellos momentos era el Casting. Tenía que tomar medidas rápidamente. Y un día, sin más, me dirigí al productor y le solté a bocajarro:
- No puedo con todo. Necesito más gente en dirección -
- Bueno, contrata un auxiliar- me contestó de mala gana
- No quiero un auxiliar. Quiero que me contrates un Director de Casting - le dije con firmeza
Ahora me río, pero aún recuerdo aquella mirada asesina.
-Pero qué te has creido, que ésto es Hollywood... lo que eres es un señorito y bla,bla.....
- Piensa lo que quieras - contesté - pero tenemos mucho reparto, no tengo tiempo de ver actores y estoy harto de trabajar siempre con los mísmos. No quiero la responsabilidad del Casting. Que venga un Director de Casting y que se coma el marrón.
Bueno, no quiero contar lo que siguió a ésta frase. Eran tiempos duros. Al final, ante la aparente ausencia "oficial" de Directores de Casting "profesionales" y el peligro real de perder mi puesto de trabajo, acepté un nuevo auxiliar y un "gracioso" plus económico para seguir siendo responsable del casting. Menos es nada. Pero siempre me quedó una duda.... realmente no hay Directores de Casting Profesionales en España en el año 1980... parece increíble.

Esta fué la primera vez que tuve conciencia clara de la necesidad del Director de Casting. Poco a poco, comprobé que muchos compañeros tenían el mismo problema. Algunos empezaron a pedirme consejo para sus castings. Mi ego, satisfecho, les solucionaba la papeleta. Y punto.

Pasa el tiempo y claro, me repetí la pregunta ya conocida.... soy tonto?. Cuando me llamó de nuevo un amigo productor para pedirme consejo, le deje caer mi caché profesional como Director de Casting. Lo entendió y lo aceptó. El fué el primero. Luego vinieron más. Con el boom de las televisiones privadas, el desmadre. En 1985 no tenía casi tiempo para trabajar como Ayudante y tan solo el Casting, del qué renegaba cinco años antes, ocupaba todo mi tiempo y esfuerzo.

Hoy, con más de treinta y cinco años de Casting a mís espaldas, puedo decir que soy uno de los primeros Directores de Casting Profesionales de España.

En el alba del 2015, las más importantes Empresas de Producción Audiovisual de nuestro país cuentan con un Departamento de Casting. La práctica totalidad de los Directores de Cine, Televisión y Publicidad exigen tener en su equipo un Director/a de Casting Profesional y es normal qué los Productores incluyan sin reservas en sus presupuestos una partida para la Dirección de Casting, aún sin serles expresamente solicitada.
Toda la profesión es consciente de la importancia del Casting y valora positivamente el equilibrio que un buen profesional del Casting proporciona en un tema tan delicado y tan lleno de variables como es el reparto artístico.

Por fín, los Directores de Casting existen en España. Profesionales con dedicación exclusiva aún somos pocos, pero afortunadamente, todos y todas gozamos de muy buena salud.